Irak: Se empieza a definir el futuro de Kurdistán, según el presidente Barzani

(AsiaNews) – El presidente del Kurdistán iraquí confirma su intención de ir adelante con la votación y de dar batalla por el futuro de Kirkuk. A futuro, la ciudad devendrá un “símbolo de coexistencia de todas las etnias”. La victoria del “SI” no comporta de manera automática la declaración de la independencia, aunque sí irá a reforzar las tratativas que se entablen con el gobierno central.

En caso de que Bagdad no aceptase el éxito del referéndum kurdo sobre la independencia, previsto para fin de mes, las autoridades del Kurdistán iraquí se disponen a proceder a una ruptura, trazando las fronteras del futuro Estado de modo unilateral y autónomo. Es lo que ha afirmado el presidente Massoud Barzani en una entrevista concedida a la BBC, en la cual simultáneamente ha relanzado la vía de diálogo y del acuerdo consensuado con el gobierno central, en caso de que el pueblo kurdo opte por la secesión.

Días atrás, el Primer ministro iraquí Haider al-Abadi se opuso al referéndum, el cual tildó de “inconstitucional”.

Sin embargo, la dirigencia kurda ha confirmado su intención de proseguir con la votación. El presidente Barzani advierte que la población se dispone a combatir contra cualquier grupo cuya intención sea cambiar la “realidad” de Kirkuk –uno de los lugares controvertidos, en torno al cual se consuma la batalla entre Erbil y Bagdad –a través de “la fuerza”.

Los Peshmerga (combatientes kurdos) desde hace tiempo han asumido el control de la ciudad; el subsuelo es rico en petróleo y representa una reserva muy ambicionada, cuya explotación alimentaría las finanzas del país. Sin embargo, dentro de ésta hay una nutrida representación de árabes y turcomanos, y la misma Bagdad –así como las milicias combatientes chiitas- consideran dicho área como parte integrante e imprescindible de su territorio.

Los kurdos representan el cuarto grupo étnico más importante y difundido en el Oriente Medio, pero a pesar de ello, jamás han obtenido una nación propia, estable e independiente. En Irak, éstos constituyen entre el 15 y el 20% de la población total, de 37 millones de habitantes, y sufrieron la brutal represión del ejército iraquí en la época de Saddam Hussein, entre los años 80 y 90 del siglo pasado.

El referéndum por la independencia del Kurdistán se desarrollará el próximo 25 de septiembre en las tres provincias que constituyen la región: Dohuk, Erbil y Sulaimaniya, además de en otras “áreas del Kurdistán que están fuera de la administración regional” (como es el caso de Kirkuk, Makhmour, Khanaqin y Sinjar).

Las autoridades kurdas han aclarado que la victoria del “Si” no comportaría de hecho la declaración de la independencia, aunque sí reforzaría las negociaciones con Bagdad para un ulterior “apartamiento” del gobierno central. “Éste es el primer paso –advierte Barzani-. Por primera vez en la historia, el pueblo del Kurdistán será libre de decidir su futuro”. Luego de la votación “comenzaremos a entablar tratativas con Bagdad –prosigue- para llegar a un acuerdo sobre las fronteras, sobre el agua y el petróleo”. “Así será nuestro modo de proceder –concluye el líder kurdo, lanzando una advertencia- pero si no lo aceptan [el resultado], el discurso será muy distinto”.

Por último, el presidente aplacó los mensajes de alerta que fueron lanzados por los Estados Unidos y por el Reino Unido, que temen que el referéndum pueda constituir un riesgo para Irak en lo que concierne a la lucha contra el Estado islámico (EI) y para la estabilidad de la región. Y mira a la “disputada” ciudad de Kirkuk como el lugar que, a futuro, devendrá “símbolo de coexistencia para todas las etnias”.

En los últimos años, en esta región han hallado reparo cientos de miles de cristianos, además de musulmanes y yazidíes, que huyeron de la Llanura de Nínive cuando se dio el arribo del Estado islámico. Entre las voces críticas que se oponen a la división del país está justamente la de la Iglesia caldea, que hace tiempo trabaja a favor de la unidad de Irak, frente a los problemas internos y ante las amenazas externas (entre ellas, la del Estado islámico). La oposición del patriarcado no sólo se refiere a las miras independentistas de los kurdos, sino también a los proyectos que ciertos grupos cristianos ven alimentados con éstas; ellos, en claro contraste con la `política promovida por el patriarca Mar Louis Raphael Sako, reivindican la creación de un “gueto cristiano” en la Llanura de Nínive.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s