Manila niega haber buscado negociaciones con los yihadistas de Marawi

(Sputnik) — Manila negó que el presidente filipino, Rodrigo Duterte, hubiera intentado negociar a través de terceros con los hermanos Maute, cabecillas de la organización terrorista del mismo nombre que lanzó un ataque a la ciudad de Marawi a finales de mayo pasado.

“Hasta ahora no hay informes verificados de que se hayan realizado las gestiones para emprender tales acciones”, dijo en una rueda de prensa el portavoz de la Presidencia filipina, Ernesto Abella, citado por el canal ABS-CBN.

Según Abella, la madre de los hermanos Maute intentó entablar conversaciones con Duterte, pero el presidente lo rechazó.

Un líder de la comunidad musulmana de Marawi, Agakhan Sharief, reveló en una entrevista publicada la víspera por Reuters que un asesor presidencial de alto rango había contactado con él para que usara sus vínculos con Maute a fin de empezar conversaciones.

Otras dos fuentes de Marawi familiarizadas con el asunto confirmaron a la misma agencia que Duterte había realizado gestiones entre bastidores para empezar conversaciones con los hermanos Maute, Omarkhayam y Abdullah, y que el proceso se paró cuando Duterte, en su discurso del 31 de mayo, declaró que no hablaría con los terroristas.

La capital de la provincia filipina de Lanao del Sur, Marawi, fue atacada por los yihadistas del grupo Maute el 23 de mayo.

Prácticamente todos los habitantes de Marawi, con una población estimada en más de 200.000 personas, fueron realojados a otras áreas o huyeron de los enfrentamientos que causaron hasta la fecha más de 460 muertos, entre ellos casi 340 terroristas, 85 militares y unos 40 civiles.

El presidente Rodrigo Duterte decretó ley marcial en toda la isla de Mindanao a raíz del ataque. La medida, convalidada en julio por la Corte Suprema de Filipinas, suspende en particular el procedimiento del hábeas corpus, lo que permite a la policía realizar arrestos de sospechosos de terrorismo sin orden judicial.

A más de un mes del ataque, los militares filipinos no han terminado de eliminar las bolsas de resistencia en Marawi donde, además de Maute, están luchando supuestamente militantes de otros grupos yihadistas como Abu Sayyaf y BIFF (Combatientes por la Libertad del Bangsamoro Islámico), así como combatientes extranjeros.

El grupo Maute, vinculado a Abu Sayyaf, busca separar Marawi del resto del país y establecer una provincia del autodenominado Estado Islámico o Daesh.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s